Manuel García, Camila Moreno y Nano Stern

Después de recuperarme del fin de año y del comienzo de este, vino la hora de los balances: lo bueno y lo malo, lo decente y lo indecible, lo impeque y lo julero. Así se me vino a la cabeza ese fin de semana radical.

Lo importante es llegar a la meta, dicen por ahí. Cojeando, dormido, último, tarde. Como sea. Llegar. Y ahora, como casi siempre, estoy llegando tarde. O escribiendo tarde, mejor dicho.

Hablar de un recuerdo de más de seis meses es, por decir lo menos, lacerante. Mis manos pican, los oídos se tapan, imposibles. Pero haremos el intento con la ayuda de mis diarios.

Entrada del jueves 10 de junio:
Santiago & bus al sur

Estoy en Santiago, camino por las calles oscuras. No sé muy bien qué hago acá. De casualidad me encuentro en la calle donde vive un amigo. Confundido, miro los edificios de departamentos, tratando de adivinar en cuál vive. Doy con uno, entro.

En el hall de entrada, veo a mi amigo. Es un buen día, pienso, y este viaje será magnífico. Acompañamos nuestra reunión con unas cuantas cervezas, mientras mi amigo Nicolás me insta a escuchar lo último grabado por su compañera de vida, mi también amiga Jany, eximia cantante y vocalista de Pichanga, el secreto mejor guardado del funk porteño. Es un temón, es un hit.

Media hora más tarde, recibo un llamado. Es Angelo Escobar preguntándome a qué hora viajaré a Concepción. Ya casi había olvidado que el bus salía en un rato más. Le explico que tengo bus, que llegaré de madrugada a Conce, etc. Quedamos de juntarnos en el terminal.

El público espera afuera de la dañada Tortuga de Talcahuano



Lo veo llegar con su madre, una respetable señora orgullosa de su hijo cantor. Nuestro bus es el mismo y celebramos el encuentro con otra cerveza. Que no se piense que dormí todo el viaje; leí mi The Clinic, leí Los Dominios Perdidos de Jorge Teillier. En definitiva, dormí medio viaje. La lluvia manifestaba su encanto desde Rancagua al sur. Estuve pendiente de alguno que otro vestigio del terremoto que cinco meses antes había ocurrido, pero nada. La oscuridad era total, la lluvia construía un muro infranqueable con la mirada.

Entrada del viernes 11 de junio:
Comienza la fiesta

A las 6.30 de la mañana bajamos del bus. Buscamos casi desesperados un café y algo para comer. Estamos, la Sra. Juana, Angelo y yo, con sueño, con hambre y muchas ganas de empezar el día. A eso de las 8.30 hace su aparición Srta. T. Qué chiquilla más encantadora. Un metro sesenta de pura sonrisa. Vamos. Me despido de Angelo y nos veremos más tarde.

Después de un merecido descanso en el colchón de Srta. T, me dedico a escuchar un disco que ya había escuchado de Manuel García, a escuchar a los muchachos sureños y a tratar de adivinar dónde cresta está el mar que aplastó Talcahuano hace 5 meses.

A la hora del almuerzo, la Universidad de Concepción me recibe. Un completo y un juguito. En el trayecto desde la pensión de Srta. T hasta el centro, uno que otro escombro descansa en el piso. Nada de temer. No sabe ella dónde queda el edificio partido en dos, no sabe ella en qué dirección está el mar, no sabe mucho ella, la verdad. Pero es una sonrisa increíble que me hace sonreír a mí también. Hola sur.

Llueve poco, casi nada. Lejos se ve el sol. A eso de las 16 hrs se ve a Angelo Escobar guitarra al hombro, viene con Gastón Gomez, con el Sonri y con Pititore.

Después de unas vacilaciones y unos vaciles ahí en pleno arco de U. de Conce, partimos en procesión a un lugar conocido como “La Tita”.

Ansiosos por comenzar las casi 8 horas de música



(No les pienso contar yo, un simple hijo de hijo de hijo, qué significa ese lugar para el mundo penquista, así que tendrán que hacerse su propio amigo(a) en Conce y pedirle por favor que los lleve a conocer el antro familiar)

Allí, el dueño de casa, Gastón Gomez, empezó a darnos una idea de lo que se nos venía. Lo siguió Angelo Escobar, Maximiliano Alarcón, Yadira, Mauricio Triviño, el Sonri, y alguno más.

La lluvia ya estaba feliz de nuevo, golpeteaba el techo como siguiendo el ritmo, bailaba las cuecas con nosotros, mojaba los cabellos de los que salían, de los que llegaban.

Ya tarde, decidimos seguir viviendo un día más, al menos hasta la Cumbre, y nos fuimos a dormir donde quisiera Srta. T.

Entrada del sábado 12 de junio:
Encumbrados.

Tipo 9 am, era la idea. Tipo mediodía fue la realidad. Un tecito y ya está. Tomamos un bus directo a Talcahuano y nos bajamos en la Tortuga misma. Fuimos a comprar algunos pancitos y juguitos para desayunar, sacamos fotos a las, ahora sí, ruinas verdaderas. No es que a alguien le importen, pero yo tiendo a dudar de todo lo que se vea solo por televisión.

En una Tortuga de Talcahuano media acurrucada, media montada sobre sí misma, ahí mismo, nos encontramos con Gastón Gomez, repartiendo buena onda en la fila de gente que quería entrar.

A eso de las 14 hrs se escuchó la voz del que sería el organizador, animador, sonidista, camarógrafo y espectador del evento, nuestro bien querido amigo Daniel Gomez.

Y el público que lo escucha no ha vacilado, con unos gritos ansiosos le han disparado, y el disparo es orden para matanza, y así comienza el infierno con las guitarras.

La primera es una dama, Carolina Jaque, que sin prender mucho el ambiente, da la pauta de lo que será la velada legendaria.

Su excelente voz recuerda a vocalistas consagradas del rock nacional, su guitarra, aunque un poco abandonada, se oye consistente. Quizás en formato banda, pienso, y Srta. T, apernada a la silla a mi lado, asiente con la sonrisa en forma de cabeza.

Desde aquí, las anotaciones del diario se vuelven caóticas, o al menos confusas. La razón es la alteración de los sentidos, el cambio de clima, la distracción del entorno, etc. No se crea por ningún motivo que el encargado de esta nota ha perdido la memoria, ni que ha consumido algún tipo de estupefaciente o licor, provocando alteraciones perceptivas.

La Tortuga a todo dar



Gastón Gomez se parece al Gato Juanito, tiene unas letras increíbles a veces, otras veces también. Una leve inclinación a lo poético lo destaca de su compañero de andanzas, Gabriel Alcayaga, quien parece más un hippie desbocado y dedicado a vivir lo que canta, a recorrer los momentos que provoca, a respirar cada bocanada como si fuera la última, junto a ellos, Carolina Frambuesa hace alarde de su gran voz y su simpatía. Son los invitados de la casa. Son de Concepción y Talcahuano, la gente los quiere, les pide canciones. Nosotros los conocimos hace muy poco y ya los queremos. Sr. M a mi lado se ríe, parece que también fumó. Srta. T está encaramada en el techo de la tortuga, sus pies se mueven rápido, su sonrisa inquieta.

Angelo Escobar se asoma tímido ante el público. Ríe. Este sí que anda feliz, pienso.Su madre, a mi lado, mira incrédulo al público coreando las canciones. Increíble. Angelo Escobar tiene un público ganado y el mensaje llega completito a los receptores.

Feliciano se parece a ese muchacho que cantó en Machuca hace tiempo, a ese que no se metió con ninguna chiquilla en el reality, a ese que le hizo collera a Camilo Sesto cantando Jesucristo Superestrella (nunca tanto). Su compromiso con los afectados del terremoto es real, se nota, y su voz alcanza lugares inimaginables. Muy bien Feliciano Saldías, quien me dijo hace un rato que es su hermana la que canta en el disco, en esa canción que ya no recuerdo.

Alerta. De Evelyn Cornejo, no tengo anotaciones. Cosa curiosa. Me encanta Evelyn y recuerdo que su presentación fue majestuosa. No bailó, claro, ni se sacó la ropa. No son cosas de Evelyn Cornejo. Tampoco cantó canciones infantiles ni cosas raras. Su mensaje es clarísimo. Alerta. Su consecuencia es indudable. We love you Evelyn.

Se me nubla la vista, siento un cosquilleo en la punta de mis dedos, y que sube lentamente por las manos, brazos. Pienso en otra cosa. Busco el baño, nado y llego hasta él. Nado y salgo de él. En el camino me encuentro con algunos conocidos, o desconocidos que me parecen conocidos, estoy en Conce, en Talcahuano, no conozco a nadie acá. Los saludo, de todas maneras. Salgo a tomar aire.

Pascuala Ilabaca es una princesa. De eso estoy convencido. No quiero coronar en mi mente a su padre. Pero Pascuala es princesa de algún reino escondido o elevado o alguna cosa rara. Camina lento y la gente la mira. Sus conciertos se llenan de súbditos. Creo que ya he dicho esto en alguna otra parte, o alguien más lo dijo. Estoy robando ideas, de golpe me convierto en un parásito. Pero ella mismo lo dice, ya lo dijo Parra y Peña. En su disco nuevo, claro, que todavía no lanza (Ahora ya lo lanzó, este diario es de Junio del año pasado, entiéndase).

Pascuala reordena a la gente, le hace ver que acá no solo sonarán guitarras, y sus dedos se pasean por toda la Tortuga tocando cada asiento, haciendo a todos cantar y bailar, una maravilla ¿ah?.

Y lo campesino se toma el escenario. La Chinganera. Digo lo campesino a falta de algún otro adjetivo. Escribo apurado y repito, las imágenes son nubladas. El sonido que se retiene en mis oídos me hace recordar las tardes dieciocheras de mi infancia, esas cuando mis tíos mayores entonaban canciones aprendidas en Coyhaique, más que la voz, más que la letra, se siente el olor. Olor a tierra, el original olor a tierra mojada. No regada. No césped de plaza de Viña. Tierra. En eso pienso cuando escucho a La Chinganera cantar unas rimas larguísimas y cuando veo a todo el público atento a cada palabra.

Manuel, Camila y Nano



Y llegó el huracán. Sin palabras. Llegó sin avisarle a nadie. Como una ola arrolladora, de nuevo atacando la paz de los presentes. Aunque, pienso, nosotros vinimos justamente para esto. Y los presentes también. Es Kaskivano con su guitarra en el escenario. Su guitarra y mil guitarras más. Su voz que suena como si fueran cien Kaskivanos más. No es nuevo el repertorio de Kaskivano, no es nueva su postura, no es nuevo nada en él, a pesar de que anda en los primeros veintes; pero sorprende siempre. Difícil de explicar. Verlo rockeando con una guitarra dibujada y gritándole al tirano de arriba. Qué más. A eso vinimos.

De golpe recuerdo de nuevo a Chinoy. Y recuerdo el momento en que todos, cada cabeza encañada presente en esa tortuga gigante varada pelada tarada bronceada recordó también a Chinoy. Un poco a la fuerza, está claro. Un video de él rasgueando con calma su guitarra. ¿en un ascensor? ¿habrá sido en Valparaíso? ¿Qué canción cantó? No recuerdo. No recuerdo tampoco la reacción de la gente a mi alrededor, pero escuché una ovación allá lejos. Después de ese momento de ternura, Kaskivano y Angelo le rinden un “homenaje” y cantan dos canciones que no se saben muy bien, pero hacen el intento. Sonrisas cómplices. Se atrevieron y lo hicieron. No es común esto de versionarse. Aplausos para Kaskivano, aplausos para Angelo. Aplausos para el ausente Chinoy. Cuándo llegarás, piensan muchos. Qué saben. Qué.

Cuando sube Javier Barría al escenario, estoy de nuevo en los baños. Nadando. Fumando algo. Perdón. Recorro mi cuerpo por dentro y veo que sí. Que mi corazón es realmente mi casa. Estoy solo acá en Concepción. Lleno de tanta vanidad por estar acá, solo. Sr. M y Srta. T andan solos. Estamos todos solos. Morir simplemente, esa debiera ser la consigna, no sé muy bien porqué.

Javier Barría, ahí estaba. Lo conocemos y nos cae la raja. Es re simpático viste. Sencillo el hombre, apenas se le ocurre una canción, no la anota. La graba y la publica. La hace. Algunos son temones. Otros simplemente no. Acá toca los clásicos. Me agrandé. Cumple y deja con ganas. Srta T. genera inundaciones de baba.

Rocío Peña sube y Angelo Escobar me llama tras el escenario. No he comido y un plato de ensaladas cae mágicamente a mis manos. Gracias gracias gracias. Tecito. Hace frío. Casi me robo unos discos, pero soy tan honestonto, que desisto a último momento. Pascuala me conversa a 20 cms de distancia. Pongámosle 15 cm. Redolés anda con cara de pocos amigos y le echa unas miradas a sus discos, contándolos mentalmente a cada rato, no quiere que nadie rescate ningún disco de la venta. Un malulo que sabe hacerla, pienso. Pero de malulo nada. Es Redolés, que haga lo que quiera. Que cante las mismas canciones, total. Rocío Peña sigue cantando y que quieren que les diga, suena igualito al disco. La media voz de esta muchacha oye cabro por dios. Y eso que aparte es productora del evento en cuestión. Ni se le nota cansada. La gente prende, se sabe algunas canciones. Toda la movida penquista y chorera la conoce. Se va.

Todos abajo para el final...



Sube Gepe. ¿O subió antes de Rocío? Quizás antes de Barría. Da lo mismo. Subió en algún momento y cantó con su guitarra que parece nueva pero es vieja. Que suena campesina pero que es citadina. Que le falta una cuerda, que claro. Ilusos. Gepe desde Taller Dejao. Gepe desde Gepinto. Gepe no me gusta mucho la verdad, pero he aprendido a escucharlo, gracias a los sabios consejos de un amigo satanista anarquista stalinista.

Y viene Gatti. El Gatti que TODOS estábamos esperando. Atención. ¿no? ¿qué pasó? Gatti no viene, no llegó. No quiso. Viejo y la… No estamos ni ahí. No era su momento, de seguro. Sí vino el guitarrista de Ubiergo, que no merece ningún comentario. Ubiergo tampoco, sólo que tocó después de Redolés, pero lo comentaré antes porque no da para más. Canciones revolucionarias-romanticonas-intelectuales pero hace 20 años. Vayan, vayan, yo no voy.

¿Y Redolés? Ahí está el viejo, no se ha sacado ni el gorrito. Y trajo la misma voz gastada y las mismas historias. Ya dije antes. Las mismas canciones. No cambia este viejo. Pero es tan auténtico que da gusto. No se plantea el show. No se pone el disfraz. No inventa frases bonitas ni gasta segundos en pensarlas. El viejo cuenta la historia como le viene y canta la canción como se le ocurre, como se acuerda. Termina sus intervenciones con gritos despiadados. Gritos de torturado, dirán algunos. Gritos de gol. Gritos de niño chico quebrando el último jarrón de la mamá. Así canta, desafinando a gusto. Igualando a los peores recuerdos de sus peores canciones. Inigualable. No se podría copiar ni él mismo. Viejo con toda la onda. Se pone de pie la tortuga y empieza a elongar, se prepara toda la tortuga para empezar la carrera. Cantemos todos de Arica a Magallanes. Eh Rica!

Imagino luces. Muchas luces y humo. Imagino baile. Gente de pie y saltando al lado del escenario. Imagino que estoy sentado en mi casa. Llevamos acá mucho rato y la gente no deja de querer más. Son alrededor de las 9 de la noche. Imagino que todo esto es real. Camila Moreno, Manuel García y Nano Stern están sobre el escenario y sonríen. Todos juntos sonríen.

Camila está inquieta, se mueve, se saca el chalequito, se pone el chalequito. Nano es un niño pequeño y está a punto de entrar a jugar su primer partido de fútbol. Manuel es un conocedor y hace de animador del trío.

Le cantan a todos los sobrevivientes. Le cantan a los que no están acá. Le cantan a los que nunca creyeron, a los que dijeron que no, a los que miran sólo para atrás. Nano, Manuel y Camila dejan prendido el escenario. Y la conga sigue. Que no pare. Que el vino no deje de correr. Esto se acabó señoras y señores. Ubiergo está loco de alegría. Quiere volver a ser niño. Gastón Gomez abraza a quien se le ponga por delante. Kaskivano y Angelo se miran las caras, conversan sólo con las miradas. Yo miro a Srta. T, miro a Sr. M, miro a los muchachos de la producción, Aldaba Producciones, veo sus ojos llenos de lágrimas. Esto fue un éxito. Bío Bío se levantó y ahora ya nadie lo podrá detener.

Ahora nos volvemos Bonitos. ¿Vamos? Un rato. Su piscola de 4 lucas. No me acuerdo. Borroso todo. Borroso yo y borroso el bar al que nos fuimos después. A borrarse entonces.

Hasta aquí las anotaciones del diario. No recuerdo mucho más. Un bar hasta la madrugada. Mucha cerveza. Recuerdos nublados. Mucha cumbia y videos sicodélicos. Dormido en una mesa. El dueño de un bar durmiendo. Un baño lejos. Un bar hasta la madrugada. Un bus. No recuerdo mucho más.

Quiero agradecer a todos los que mencioné en esta nota. Son unos grandes. Si se me olvida alguno, hágamelo saber y le regalo una luca.

  1. Hoy es un día histórico, luego de 224 días sale al aire la reseña de la mejor fiesta de la música del año pasado.

    De aquí pa’elante todo será cuesta abajo…

  2. Nunca es tarde o mas vale tarde q nunca,da lo mismo.Era una espina q LUP tenia q sacarse y se la saco haciendo el balance. Es bueno q se desentralicen los eventos (Aldaba se las trae).Es sano para el pais ,los q no somos de la 5 ni de Santiasco nos conformamos solo con leer y escuchar on line. Gracias LUP por tenernos al tanto de la movida nacinal.

  3. Callampa pa los trovadores y organizadores de encuentros pelotudos de trovadores.
    Ni ahi con la industria musical.

  4. Así se habla! Al fin alguien con ideas claras

Había una vez... »
Achira (2)
Acople Records (2)
Air On Naiden (1)
Alejandro Torres (1)
Alonso Nuñez (1)
Amapiola (1)
Anarkia Tropikal (2)
Andú (1)
Angelo Escobar (14)
Antofagasta (1)
Antonio Duarte (1)
Árbol Mecánico (1)
Argentina (2)
Arsenico (1)
Ayahuasca (1)
Bailando en Silencio (9)
Barcelona (1)
Berlin (1)
Brasil (1)
Brisbane (1)
Buenos Aires (1)
Cachivache (3)
Cajitas Rectangulares (4)
Calostro (1)
Camanchaca (1)
Camila Moreno (9)
Cantina del Sicodélico Sr. E (1)
Carles (1)
Carlos Cabezas (1)
Carlos Costtra (1)
Caroklina (1)
Carolina Frambuesa (2)
Carolina Jaque (1)
Castro (1)
Cazuela de Cöndor (1)
César Rodríguez (1)
Chamiza (2)
Chatarras (1)
Chico Trujillo (7)
Chillán (5)
Chiloe (3)
Chinoy (19)
Chocloneta (1)
Chubai Chubai (1)
Ciclo Güata al Sol (1)
Ciervos (1)
Ciudad de los Césares (1)
Clownie (1)
Concepción (19)
Congelador (1)
Congreso (3)
Cuantiosos Daños Morales (1)
Cuchara (1)
Cumbia en la Cúpula (1)
Curicó (2)
Danilo Flores (1)
Delonelyman (1)
DelSoliloquio (1)
Demian Rodríguez (7)
Deplásticoverde (1)
Dientediamanto (2)
Difícil Decisión (1)
Discos (224)
Eduardo Gatti (2)
Eduardo Soto (1)
El Cairo (1)
El Gato La Virgen Y El Diablo (1)
El Salvador (1)
En Vivo (1)
Eqeqo (1)
Ermitaños Con Chequera (1)
Escaso Aporte (2)
Escuelas de Rock (1)
Especial (1)
Evelyn Cornejo (8)
Exposición (1)
f_a_k (3)
Fabiola González (2)
Fabiola Machado (1)
Fakuta (1)
Familea Miranda (2)
Faro Puntángeles (1)
Fatiga de Material (4)
Faz Roido (2)
Fedeska (3)
Fel Rodríguez (1)
Feliciano Saldías (2)
Felipe Aranda (2)
Felipe Roldán (1)
Fernando Milagros (4)
Fernando Ubiergo (1)
Flores de Bach (1)
Fother Muckers (1)
Fotogramas (1)
Frecuencia Verde (1)
FuLatino (4)
Fuxa Weichao (1)
Gabriel Alcayaga (7)
Gacotochi (1)
Gasa (1)
Gastón Cereceda (1)
Gastón Gómez (7)
Gavana (1)
Geosónica (1)
Gepe (5)
Goli Gaete (2)
Gonzalo Sáez (4)
Gopa (3)
Granel (1)
Güata al Sol (1)
Gustos Reunidos (1)
Gutie (2)
Haxley (1)
Heroína (1)
Hipergenemis (1)
Hojalata (1)
Hombre de Cobre (2)
Huechunche (1)
Icarus Gasoline (1)
Inkultos (1)
Innombrable (1)
Iquique (1)
Jaime Plaza (1)
Jalea (1)
Jany (1)
Javier Barría (1)
Jimena Valenzuela (1)
Johnny J. Blood (2)
Jorge Cocio (3)
Jovenabuelo (2)
JuanJo Montecinos (2)
Julio Pino (1)
Kafarenass (4)
Kaskivano (18)
Kat Frankie (1)
Keko Yoma (9)
La Bandita de Firulete (2)
La Citrola Deskapotable (1)
La Cubvalpo (1)
La Culebrona (1)
La Cumbre del Folk Chileno (4)
La Educación Sentimental (22)
La Floripondio (13)
La Fusa (3)
La Ligua (2)
La Mano (1)
La Mano Inquieta (1)
La Rompepaga (1)
La Serena (7)
La Tarea Que No Se Comió El Perro (2)
La Tintólea de Fulatino (1)
La Ultima Papita (17)
La Ultima Papita Records (8)
La Vieja Técnica (1)
La Yegua Negra (1)
Ladrones De Las 12 (1)
Lanzamiento (1)
Lautaro Rodriguez (6)
Leri Lira (1)
Lirquén (1)
Lisergico (6)
Lo Que Odio Esta Semana (6)
Lo que se viene este 2010 (1)
Los Fjuiiith (1)
Los Pata E' Cumbia (3)
Los Patos Malos (1)
Los Viejóvenes (1)
Lost Astronauta (1)
Lota (2)
Luchín Salinas (1)
Ludismo (1)
Majodyna (1)
Mambo (114)
Mañana Me Chanto (4)
Manuel Garcia (5)
Manuel Sánchez (1)
Manwaxson (1)
Mariela Sol y Bandada (1)
Mario Parra (1)
Mario Rojas (1)
Martín Feuerhake (1)
Matías Cena (3)
Matías Saavedra (3)
Matilde Calavera (1)
Maule (1)
Mauricio Redolés (3)
Mauricio Triviño (1)
Maximiliano Alarcón (1)
Mejor Adentro que Afuera (1)
Mercali (1)
Miguelitos! (1)
Miloska Valero (1)
Milton Ibacache (1)
Monjas con Atraso (2)
Morales (1)
Nano Stern (7)
Neruda (1)
New York (3)
Niño Atroz (1)
Niño Problema (2)
Noestiyei (1)
Ocho Bolas (1)
Ojorojo (1)
Ojozurdo (1)
Olor a Encierro (1)
Olor a La Banda (3)
Óptica Y Ondas (3)
Oseas Martínez (1)
Osorno (1)
Pablo Mistral (1)
Padaky (1)
Palmer (1)
Palote Herrera (7)
Pancho Vera (3)
Pánico Escénico (2)
Papitas cortas (1)
Paraguaplegico (5)
Pascuala Ilabaca (6)
Pastoral (1)
Pato (2)
Paulinho Moska (1)
Paz Quintana (1)
Pegamento (1)
Pelea de Gallos (1)
Pelequén (1)
Pepa Díaz (1)
Pepe (1)
Perrosky (2)
Philipina Bitch (1)
Pía Zapata Tomate Palta (1)
Pichanga (2)
Pichanga Express (1)
Poder Guadaña (1)
Poroto de Chile (1)
Protistas (2)
Proyecto Andromeda (1)
Proyecto Cuatico (1)
Púa (2)
Puerto Montt (6)
Pukutriñuke (1)
Punta Arenas (3)
Quillota (1)
Quilpué (13)
Radio Galactika (1)
Ramírez Neira (1)
Ramiro Quijano (2)
Rancagua (3)
Rayuela Corta (1)
Rebel Diaz (3)
Rey de 6 (1)
Rio de Janeiro (1)
Río Negro (1)
Robot The Mimbre (1)
Rocío Peña (1)
Rock Carnaza (18)
Rockodromo (2)
Rodrigo Qowasi (1)
Roque Torralbo (1)
Sala Del Espejo (1)
Salamanca (1)
San Antonio (24)
San Martes (1)
San Sanatas (1)
Santiago (64)
Sello Recolector (1)
Smisilastilan (1)
Soga Al Mono (1)
Solo de Piano (1)
Sonora de Llegar (4)
Sonora Patocarlo (2)
Sopa Con Tierra (1)
Sordido (2)
Sr. E (3)
Stereogamia (1)
Sukha (1)
Sydney (1)
Talca (4)
Talcahuano (5)
Tamara Aguila (1)
Te Fuiste a Piso (1)
Teatropellan (1)
Temporales Musicales (1)
Temuco (3)
Terapia Grupal (2)
The Odio Kandinsky (1)
Tito Escárate (1)
Tito Tapia (1)
TodoExiste (1)
Tomäs Preuss (1)
Tomé (1)
Torrejastar (3)
Trostrigo (4)
Tryo (1)
Tucumán (2)
Tus Amigos Nuevos (1)
Tuto Vargas (1)
Umbría en Kalafate (3)
Uruz (3)
Uva Robot (1)
Valparaíso (79)
Varios Artistas (1)
Veló (1)
Versalles (1)
Victor Jara (1)
Villa Alemana (47)
Villalemana Rok (1)
Viña del Mar (10)
Vincent Moon (1)
Yadira (1)
Yoyol (1)
Yuppie Junkie Yankee (1)